Alcohol y compañía.

Tabaquismo e (in)fertilidadcolilla-cigarro

¡Deje de fumar!

Si usted o su pareja fuma: ¡deje ahora mismo!

 

Un reporte de la Asociación Médica Británica (BMA, por sus siglas en inglés) realizado en 2004 concluyó que la nicotina puede dañar el sistema reproductivo tanto del hombre como de la mujer.

 

 

Deje de fumar AHORA y descargue la guía "Ja, ich werde rauchfrei" (“Sí, me libré del humo”, texto disponible sólo en alemán) gratis.

 

Los no-fumadores tienen mejores oportunidades

No es sólo que los fumadores estén dañando gravemente su salud: varios estudios han comprobado que las mujeres que no fuman tienen el doble de posibilidades de embarazarse que una mujer fumadora. Aún no es claro cómo afecta la nicotina a la fertilidad, pero podría tener un impacto negativo en la calidad de los óvulos al envejecerlos de forma prematura.

 

El tabaquismo también afecta el equilibrio hormonal al incrementar significativamente la concentración de FSH (hormona folículoestimulante) comparado con los niveles deseados, lo que envejece los óvulos más rápido. Adicionalmente, el tabaquismo puede causar irregularidades en el ciclo menstrual y conducir a un comienzo prematuro de la menopausia, dado que reduce los niveles de estrógeno a un monto similar al de una típica mujer en este cambio. Esta situación le afecta, sobre todo, si usted tiene ya 35 años.

 

El tabaquismo reduce, también, la concentración de Vitamina C en la sangre. A fin de mejorar la calidad de los óvulos, se requieren cantidades suficientes de antioxidantes. Las mujeres que fuman presentan, por lo regular, niveles altos de cadmio, un mineral extremadamente dañino que impide la absorción de zinc en el cuerpo. El zinc, por su parte, es muy importante para el funcionamiento de los órganos reproductivos.

 

Asimismo, ha sido repetidamente verificado que el tabaquismo aumenta el riesgo de aborto. Las estimaciones sugieren que fumar es la causa de más de 5 mil abortos al año, y que las mujeres que sólo fuman un cigarrillo al día reducen sus probabilidades de concebir e incrementan aquéllas de tener un aborto.

 

Todo esto se reduce a lo siguiente: entre más fume, menos será la probabilidad de embarazarse. Adicionalmente, las mujeres cuyas madres fumaron durante su embarazo tienen menores posibilidades de embarazarse que aquéllas cuyas madres fueron no-fumadoras.

 

El tabaquismo pasivo también es peligroso. Varios estudios han mostrado que esta situación aumenta el riesgo de aborto.

 

Si desea dejar de fumar:

Encuentre apoyo y ayuda en: http://www.quierodejardefumar.mx


¿Y si el hombre fuma?

El tabaquismo daña frecuentemente la habilidad del hombre para tener una erección. El tabaquismo puede, asimismo, afectar los espermatozoides alterando su número, movilidad y estructura.

 

Puede establecerse, en términos generales, que la concentración de Vitamina C es más baja en hombres con un conteo de espermatozoides más bajo y/o movilidad de espermatozoides baja y/o espermatozoides anormalmente formados que en hombres con lecturas normales de espermatozoides.

 

El tabaquismo también afecta la cabeza del esperma y reduce su habilidad de penetrar el óvulo. Investigadores de la Universidad de Búfalo, en Estados Unidos, observaron a hombres que fumaban más de cuatro cigarrillos al día durante dos años, comparándolos con hombres no-fumadores. Bombardearon una mitad de la pared del óvulo con esperma de fumadores y la otra mitad con esperma de no-fumadores. Luego de algunas horas verificaron cuántos espermatozoides habían quedado asidos permanentemente. Encontraron que dos tercios de los espermatozoides de fumadores no pasaron la prueba. Los espermatozoides resultaron 75 por ciento menos fértiles que aquéllos de los no-fumadores.

 

Se sospecha que la nicotina bloquea los receptores de espermatozoides y, por tanto, su habilidad para adherirse al óvulo disminuye.

 

El tabaquismo también puede dañar el ADN del espermatozoide. Un estudio publicado por el British Journal of Cancer declara que los varones fumadores corren el riesgo de procrear hijos susceptibles a desarrollar cáncer como leucemia y tumores cerebrales, incluso si sus parejas no fuman.

 

Uno de cada siete enfermedades de cáncer en niños puede relacionarse con el hecho de que el padre es fumador. Fumar de 1 a 3 cigarrillos al día incrementa en 3 por ciento este riesgo; entre 10 y 20 a 31 por ciento; y más de 20 cigarrillos a más de 42 por ciento. Tomando en consideración que los ingredientes constitutivos del cigarrillo pueden dañar el DNA, es fácil entender que los cambios en el DNA de los espermatozoides pueden conducir a un incremento en la taza de abortos involuntarios.

El tabaquismo daña a su bebé

Muchas mujeres se dicen a sí mismas que esperarán hasta embarazarse para dejar de fumar. Debemos recomendarles con urgencia no adoptar esta forma de proceder, por las siguientes razones:

 

Normalmente, pasarán alrededor de dos semanas antes de que usted se dé cuenta de que está embarazada (sólo a través de la observación del ciclo se dará cuenta, ya bastante avanzado su ciclo, de que está embarazada). Es precisamente en este periodo en que usted, al fumar, puede dañar a su bebé inconscientemente. El humo del cigarrillo contiene más de 4 mil sustancias que pasan directamente a la sangre de su bebé y afectan su desarrollo en distintas maneras.

 

No menos de 45 estudios científicos han mostrado que el tabaquismo es una de las causas principales de bajo peso al nacer. El tabaquismo causa una deficiencia de oxígeno (hipoxia fetal) en el feto, un fenómeno que incrementa el riesgo de parto prematuro y deformidades congénitas. Luego de nacer, su bebé tendrá que enfrentar los síntomas de abstinencia.

 

En mujeres embarazadas que fuman 30 cigarrillos al día, la probabilidad de dar a luz de forma prematura es e 33 por ciento; en no-fumadoras, sin embargo, es sólo de 6 por ciento.

 

 

Estudios científicos han mostrado también que tanto para hombres como mujeres que fuman, la probabilidad de dar a luz un bebé con alguna deformidad congénita aumenta. Las siguientes deformidades son cada vez más frecuentes: paladar hendido, labio leporino, estrabismo y sordera.

 

Incluso si usted mismo no fuma, tener una pareja que fuma incrementa el riesgo de anomalías en un factor de 2½. Del caudal de hallazgos sólo hay una conclusión: ¡fumar antes o durante el embarazo, en el periodo de lactancia e incluso luego está estrictamente prohibido!

 

Si su pareja no piensa dejar el cigarrillo bajo ninguna circunstancia, debe fumar lejos de los espacios que usted habita. La razón es que él inhala únicamente 15 por ciento del humo del cigarrillo. El resto se esparce a través del aire, contaminando los alrededores. Los niños de padres fumadores respiran cada año cantidades de nicotina equivalentes a fumar aproximadamente 60 – 150 cigarrillos. El resultado es el incremento en el riesgo de asma e infecciones del tracto respiratorio.no-fumar

 

 

Alcohol y fertilidad

El alcohol, al igual que la nicotina, daña la fertilidad. Las investigaciones muestran que las mujeres que reportan una elevada ingesta de alcohol son susceptibles a tener ciclos irregulares, así como perder la menstruación y la ovulación, además de que tardan significativamente más tiempo en embarazarse.

 

En un estudio realizado en Dinamarca, se preguntó a más de 7 mil mujeres que habían estado tratando de embarazarse sin éxito durante casi 5 años, acerca de su consumo de alcohol y nicotina y acerca de problemas ginecológicos previos. El resultado fue que el consumo de alcohol fue un factor significativo en la infertilidad en mujeres mayores de 30 años.

 

En este grupo de edad, la probabilidad de concebir se reducía a la mitad para mujeres que consumían más de siete bebidas alcohólicas a la semana, en comparación con las mujeres que consumían menos de una bebida a la semana.

 

En 1998, se publicó un estudio en el British Medical Journal en el que se recomendaba evitar el consumo de alcohol a las mujeres que deseaban quedar embarazadas. El doble de las mujeres que tomaron cinco unidades alcohólicas o menos por semana se embarazaron dentro de los primeros seis meses, en comparación con aquéllas que tomaron 10 unidades o más.

 

Tal parece que el alcohol impide que el cuerpo lúteo (o cuerpo amarillo) produzca una cantidad suficiente de progesterona, una de las hormonas más importantes necesarias para mantener un embarazo. vaso-vino

 

 

Alcohol y fertilidad en hombres

No es sólo usted quien debe evitar el consumo del alcohol: su pareja debe seguir el mismo consejo. En primer lugar, por solidaridad con usted, y en segundo, para juntos incrementar las probabilidades de concebir.

 

El alcohol puede conducir a deformidades en la cabeza del espermatozoide que resultan en la imposibilidad de fecundar el óvulo.

 

Asimismo, el alcohol reduce la concentración de las hormonas necesarias para crear espermatozoides. Luego de un periodo de exceso en el alcohol, el número de espermatozoides se reduce drásticamente por varios meses.

 

Consecuencias del alcohol durante el embarazo

Es bien sabido que incluso pequeñas cantidades de alcohol bebidas por una mujer embarazada disminuye el crecimiento de su bebé y puede provocar, después, desórdenes en el comportamiento y dificultades en el aprendizaje.

 

Mientras que, anteriormente, el consumo de pequeñas cantidades de alcohol por parte de mujeres embarazadas era completamente tolerado, es claro hoy que las mujeres embarazadas deben evitar completamente consumirlo.

 

La abstinencia total para mujeres embarazadas ha sido promovida durante muchos años en Estados Unidos, Canadá, Australia, Nueva Zelanda y Francia.

 

Las consecuencias en el consumo de alcohol durante el embarazo sólo son apreciables en la infancia tardía: desde hiperactividad y dificultades en el aprendizaje hasta daño cerebral serio y sordera. Un síndrome alcohólico fetal completamente desarrollado (SAF) ocasiona daño cerebral, desórdenes en el desarrollo, reducción en la interacción social, restricción de crecimiento, bajo peso al nacer y deformidades en el riñón y corazón. Existe también una forma más suave, conocida como trastorno del espectro alcohólico fetal (TEAF) y que puede causar, por ejemplo, el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH). El IQ de un niño con TEAF puede ser reducido. cocteles

 

 

Otras drogas también deben ser tabú

No hace falta decir que en la fase de planificación de un bebé todas las otras drogas están prohibidas para ambos.

There are no products matching the selection.