Enfermedades y la planificación de un bebé

Planificación de un bebé y su chequeo médicomujer-doctor

Recomendamos que todas las parejas que desean tener un bebé se sometan a un chequeo médico donde:

 

- Revisen su estatus de vacunación.

- Su ginecólogo realice un frotis vaginal.

- Se le hagan pruebas de cáncer de seno y otras formas de cáncer.

- Se registren los historiales médicos de ambos.

- Ambos se hagan la prueba de VIH.

 

 

Las infecciones transmitidas sexualmente pueden causar infertilidad. Un hombre que sufre de una ETS (y quizá no lo sabe) pone en riesgo no sólo su fertilidad (si, por ejemplo, su próstata se inflama), sino la de su pareja, a quien infecta. Lo mismo aplica cuando la mujer infecta a su compañero.

 

¿Qué síntomas indican infección?

  • * Comezón, llagas, sensibilidad o dolor en la vagina.
  • * Excreciones vaginales anormales acompañadas, por ejemplo, de olor o color inusuales.
  • * Dolor al orinar.
  • * Dolor en el abdomen bajo.
  • * Incomodidad al tener relaciones sexuales.
  • * Sangrado anormal.
  • * Hinchazón o llagas en el área genital.


Síntomas de enfermedades de transmisión sexual en el hombre

  • * Secreciones a través del pene.
  • * Llagas en el área genital.
  • * Urgencia frecuente de orinar y dolor al hacerlo.
  • * Inflamación de los ganglios linfáticos en el área de la ingle.
  • * Dolor en los testículos y la próstata.

 

Antibióticos y fertilidad

Los antibióticos tomados para tratar una infección destruyen no sólo las bacterias dañinas, sino también las benéficas. Esto la vuelve susceptible a infecciones fúngicas. Por lo tanto, usted debe tomar, junto con su tratamiento antibiótico, un suplemento de alimentos probióticos que contenga distintas clases de bacterias benéficas, durante tres meses. (Evite bebidas probióticas, que normalmente contienen mucha azúcar y prácticamente alimentan el hongo).

 

Las infecciones de transmisión sexual frecuentemente se desarrollan sin mostrar ningún síntoma. Por esta razón es fundamental examinarse, a fin de tener un diagnóstico y un tratamiento lo antes posible. Aparte de esto, el tratamiento de dicha infección durante el embarazo es complicado, y la infección puede dañar al bebé y desencadenar contracciones prematuras.

 

Aftas y embarazo 

 Aunque las aftas no son una enfermedad de transmisión sexual, las infecciones por afta dañan el moco cervical significativamente. La vagina arde y se experimenta una dolorosa comezón y/o las excreciones comienzan a oler. Consulte a su doctor, no sólo por la comezón, sino porque podría tener complicaciones para concebir cuando tiene esta infección. Esta infección puede desarrollarse cuando un organismo que habita naturalmente en nuestro cuerpo (Candida albicans) se sale de control. Un crecimiento desordenado de este organismo puede ocurrir si consume comida poco saludable con altos niveles de azúcar. ¡Modifique sus hábitos alimenticios! Coma sanamente y evite el azúcar refinada tanto como le sea posible. Incluya yogurt “vivo” (Lacatobacillus acidophilus) en su dieta, que ayuda a restaurar el equilibrio natural de su flora intestinal.

 

Esta infección puede evitar que se embarace, ya que reduce su deseo sexual porque el sexo es demasiado doloroso. También puede alterar el ambiente vaginal y tiene un efecto repelente en el espermatozoide. Es importante que se deshaga de cualquier infección antes o durante el embarazo, porque el bebé puede infectarse durante el parto, al pasar a través del canal de parto. En el bebé, la candida albicans causa irritación en el área del pañal y aftas orales, que causan problemas cuando se le da el pecho. Las aftas son frecuentes en el embarazo: alrededor de una de cada cuatro mujeres son afectadas, dado que las secreciones de una mujer embarazada promueven el hongo. En un hombre, la candida albicans puede causar hinchazón o dolor en el pene.

 

Generalmente se utilizan antimicótiocs para combatir estas infecciones, dada su gran efectividad y, también, por ser completamente inofensivas en el periodo antes del embarazo. Sin embargo, es mucho mejor combatir la infección a través de medios naturales. Los suplementos alimenticios probióticos que contienen la bacteria Lactobacillus y Bifidobacterium son ideales. Otro agente antimicótico natural es el ajo; idealmente, consuma dientes de ajo maduros como un suplemento alimenticio. A fin de prevenir futuras infecciones fúngicas, evite usar jeans muy apretados, ropa interior sintética o toallas higiénicas cuando no sea necesario. Los ciclos de lavado de las lavadoras modernas no logran matar las esporas de Candida albicans completamente, lo que resulta en una posible recaída en la infección a través de su propia ropa interior. Para evitar esta situación, planche su ropa interior con la plancha muy caliente o elija un ciclo de lavado más caliente. De lo contrario, agregue desinfectante al ciclo de enjuague.

 

Es recomendable, asimismo, evitar comidas ricas en azúcar como, por ejemplo, dulces, pasteles, comidas procesadas, bebidas gaseosas o alcohol.

 

Clamidia e infertilidad

La clamidia es una de las enfermedades de transmisión sexual más comunes y, particularmente en mujeres, la infección no muestra síntomas. Se estima que entre 10 y 40 por ciento de las mujeres no tratadas desarrollan inflamación pélvica.

 

La clamidia se describe a veces como una bomba de tiempo para la fertilidad. Es una infección bacterial que puede causar problemas a las mujeres que quedan infectadas cuando están planeando un bebé o durante el embarazo.

 

El Royal College of Physicians estima que la clamidia es una de las enfermedades de transmisión sexual más comunes y que, en términos generales, es la causa más importante de inflamación pélvica en el mundo. El grupo de edad que contrae la enfermedad con mayor frecuencia son las mujeres menores de 25 años. Lo más preocupante es que más de 75 por ciento de las mujeres ni siquiera saben que están infectadas, porque no hay síntomas obvios; sólo una minoría de mujeres experimentan ardor al ingerir agua y excreciones vaginales. En hombres, la clamidia puede causar síntomas de uretritis (inflamación de la uretra), tales como ardor al ingerir agua.

 

Se han desarrollado pruebas que le permiten examinar, discretamente y en su hogar, si tiene clamidia, utilizando un equipo de prueba casera.

 

Si la infección no se trata, puede expandirse a los órganos reproductores superiores (útero, trompas de Falopio y ovarios) y causar inflamación pélvica o un embarazo ectópico. También puede desencadenar una inflamación en el cuello del útero, que resulta en infertilidad temporal, dado que el endometrio es dañado. Más de 10 por ciento de las mujeres embarazadas están infectadas con clamidia. Sin el tratamiento adecuado, enfrentan un mayor riesgo de aborto involuntario o un rompimiento de la fuente prematuro (líquido amniótico que rodea el feto). Un estudio realizado por el National Institute of Child Health and Human Development concluye que las mujeres embarazadas infectadas con clamidia tienen entre dos o tres veces más posibilidades de un aborto involuntario. En los hombres la infección puede expandirse a los testículos y el epidídimo y disminuir radicalmente la calidad de los espermatozoides. Se estima que uno de cada diez hombres está afectado, para los que no sólo respecto de la calidad y cantidad de los espermas está en peligro, sino del AND del mismo. Esto hace difícil que los espermatozoides fertilicen el óvulo. Un hombre puede transmitir, asimismo, la enfermedad a su pareja sin saber que está infectado.

Gonorrea y fertilidad

La gonorrea es altamente infecciosa.

 

¡Alrededor de 90 por ciento de los casos de las personas que tienen sexo sin protección con una persona infectada resulta en infección! Dos hombres por cada mujer están infectados. Esta infección bacteriana se presenta, a menudo, sin síntomas evidentes. Puede causar excreciones vaginales desagradables, dolores pélvicos y dolor al ingerir agua. Si no es tratada, puede provocar inflamación pélvica. Las trompas de Falopio se cierran. En dicho evento, la fertilidad está en peligro y el riesgo de embarazo ectópico se incrementa. Los hombres pueden experimentar excreciones, dolores al ingerir agua y fiebre.

 

Tratamiento: la gonorrea se trata con antibióticos. Aunque se está volviendo más rara cada vez, usted y su pareja deben hacer una prueba y, de ser necesario, recibir tratamiento.

There are no products matching the selection.